top of page
Buscar

Súper Novedad: Tu Cerebro en la Pornografía

Actualizado: 2 de septiembre de 2022

¡Era el helicóptero Lego más genial de todos los tiempos! Rex jugó con él intensamente mientras su hermana miraba con nostalgia su nuevo juguete de cumpleaños. Rex podría disparar el láser y elevar su piloto de Lego a las alturas más altas del cielo de la sala de estar. Cada vez que Rex lo dejaba sobre la mesa, su hermana lo acariciaba con las manos y lo llevaba en un rápido vuelo de prueba, hasta que. . .

 

“¡Mamá, está jugando con mi juguete sin permiso!”

 

El helicóptero, fuente de alegría y contención en la sala de estar durante los siguientes días, fue el foco principal de los niños. Cuando el abuelo le trajo a Rex un nuevo auto de carreras con control remoto, un regalo de cumpleaños tardío, de repente toda la gloria del helicóptero palideció en comparación con el juguete más nuevo. Una vez más, la atención y la discordia entre hermanos giraron en torno al auto de carreras más nuevo. El helicóptero se quedó tristemente en el estante.

 

Los humanos son extremadamente buenos en algo llamado habituación. La habituación se define como "la disminución de una respuesta fisiológica o emocional a un estímulo que se repite con frecuencia". Los humanos nos acostumbramos a los olores, las imágenes, los sonidos y otros estímulos después de un período prolongado, y comenzamos a desconectarnos o ignorarlos. A menudo nos sentimos atraídos por estímulos más novedosos o emocionantes que nos rodean a medida que las cosas se vuelven aburridas y repetitivas.

 

Pero ¿qué pasaría si existiera una manera de obtener novedades ilimitadas (ese nuevo auto de carreras o helicóptero) con solo hacer clic con el mouse? ¿Cómo podría afectar eso a una persona?

 

La pornografía en Internet puede ser siempre más novedosa y emocionante, pero este tipo de estímulo súper novedoso puede conducir al peligro de la adicción. Cuando el cerebro tiene acceso a novedades continuas (en este caso, imágenes sexuales más nuevas y excitantes), entonces su cerebro comienza a desear más novedades y a un ritmo más rápido que antes.


Si bien los usuarios compulsivos de pornografía en Internet muestran una mayor preferencia por imágenes sexuales novedosas que los controles sanos, su dACC (corteza cingulada anterior dorsal) también muestra una habituación más rápida a las imágenes que los controles sanos, lo que alimenta la búsqueda de más imágenes sexuales novedosas..[i]

Debido a la naturaleza de Internet, encontrar más imágenes nuevas y emocionantes es fácil, tan fácil que comienza a cambiar el sistema de recompensa del cerebro. Un estudio de 2015 sobre la novedad y la habituación en usuarios compulsivos de pornografía en Internet encontró que “el suministro aparentemente interminable de imágenes sexuales novedosas disponibles en línea [puede alimentar una] adicción, haciendo cada vez más difícil escapar”.[ii] No solo eso, sino que La correlación entre el uso de pornografía y la disfunción sexual está ampliamente estudiada y confirmada.[iii]


La buena noticia es que un estudio de 2014 demostró que tan pronto como ocho meses después de dejar de usar pornografía, los pacientes que habían tenido dificultades en su desempeño sexual debido a la adicción a la pornografía comenzaron a tener relaciones sexuales saludables nuevamente[iv] Revertir los afectos negativos ¡El uso de pornografía es posible! Las adicciones no son irremediables y es posible recuperar un sistema de recompensa cerebral saludable y una función sexual saludable.


Rex había obtenido fácilmente su helicóptero sin esfuerzo, pero ¿qué podría pasar cuando se retrasa la gratificación de una recompensa de mayor valor? ¿Y si hubiera trabajado meses para comprar él mismo ese helicóptero? ¿Cómo podría cambiar su apego a su helicóptero?

 

En un estudio de 2015, se descubrió que dejar la pornografía durante tres semanas ayudó a los participantes a retrasar la gratificación inmediata, ¡incluso más que un grupo de control que abandonó su comida favorita[v] Es importante darse cuenta de que la vida real a veces requiere sacrificio, recompensas retrasadas, trabajo duro y circunstancias menos que ideales. Las cosas que requieren esfuerzo a menudo generan las conexiones más valiosas.


La pornografía es sólo una conexión a Internet y este vínculo es una falsificación del mundo real. Tiene novedades ilimitadas, facilidad de acceso y expectativas inusuales que no se traducen en las parejas de la vida real.[vi] Estos socios de Internet no envejecen, no tienen un mal día ni hacen exigencias.

 

Las relaciones de la vida real, aunque a veces difíciles, son las verdaderas conexiones: esta paradoja parece perderse en nuestro mundo de búsqueda de novelas. Se necesita sacrificio y trabajo duro para alimentar el amor verdadero y duradero. ¡Este tipo de amor tampoco se apaga cuando la computadora se apaga!


Referencias:

[i] Banca, P.; Morris, L.S.; Mitchell, S.; Harrison, N.A.; Potenza, M.N.; Voon, V. Novelty, conditioning and attentional bias to sexual rewards. J. Psychiatr. Res. 2016, 72, 91–101 [ii] University of Cambridge. Online porn may feed sex addicts’ desire for new sexual images. Available online: http://www.cam.ac.uk/research/news/online-porn-may-feed-sex-addicts-desire-for-new-sexualimages (accessed August 15, 2022.) [iii] By: Park, Brian Y.; Wilson, Gary; Berger, Jonathan; Christman, Matthew; Reina, Bryn; Bishop, Frank; Klam, Warren P.; Doan, Andrew P. Is internet pornography causing sexual dysfunctions? A review with clinical reports. Behavioral Sciences (2076-328X). Sep2016, Vol. 6 Issue 3, pbs6030017-bs6030017. 25p. DOI: 10.3390/bs6030017 [iv] Bronner, G.; Ben-Zion, I.Z. Unusual masturbatory practice as an etiological factor in the diagnosis and treatment of sexual dysfunction in young men. J. Sex. Med. 2014, 11, 1798–1806. [v] Negash, S.; Sheppard, N.V.N.; Lambert, N.M.; Fincham, F.D. Trading Later Rewards for Current Pleasure: Pornography Consumption and Delay Discounting. J. Sex Res. 2015, 1–12. [vi] By: Park, Brian Y.; Wilson, Gary; Berger, Jonathan; Christman, Matthew; Reina, Bryn; Bishop, Frank; Klam, Warren P.; Doan, Andrew P. Is internet pornography causing sexual dysfunctions? A review with clinical reports. Behavioral Sciences (2076-328X). Sep2016, Vol. 6 Issue 3, pbs6030017-bs6030017. 25p. DOI: 10.3390/bs6030017

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page