top of page
Buscar

La Esclavitud Moderna

Imagínen conmigo – hay una niña de 14 años llamada Trish. Espera con ansias ir a la escuela secundaria el próximo año y tiene un futuro brillante por delante. Participa en el coro y está entusiasmada de unirse al equipo de fútbol de la escuela en el otoño. Ella es compasiva y amable. Siempre buscando oportunidades para ayudar a sus amigos y familiares.

 

Su familia está “escatimando dinero” debido al reciente desempleo de su padre. Es una lucha temporal que está causando mucho estrés a Trish y su familia.

 

Trish camina a casa después de la escuela en una tarde ventosa de septiembre. Pasa por el antiguo restaurante, la oficina de correos y el parque público; su recorrido habitual. A lo lejos ve niños riéndose en los columpios. Ella disfruta distraídamente de una tarde tranquila.

 

Aparece ante su vista un joven apuesto, que parece tener unos 20 años. Mientras pasa junto a ella, felicita brevemente a Trish por su estilo. Ella se detiene para agradecerle y conversan durante unos minutos y luego él se despide. Menciona que ahora esta es su ruta habitual por lo que es posible que se vuelvan a encontrar en algún momento. 

 

A medida que pasan los días, Trish se topa con frecuencia con este encantador joven. Sus conversaciones se hacen más largas y ella comienza a confiar en él. Sutilmente, el joven comienza a manipular y aislar a Trish, ganando control.

 

Trish le cuenta los problemas económicos de su familia y su deseo de ayudar. Él le promete un trabajo y le dice a Trish que quiere ayudar.

  

Y así comienza. Trish se convierte en víctima de tráfico sexual y pasa los siguientes años controlada por su titiritero. Sus esperanzas, sueños y familia le son despojados, reemplazados por la esclavitud, el aislamiento y la oscuridad.

Según Sharedhope.org, “el tráfico sexual ocurre cuando alguien usa la fuerza, el fraude o la coerción para provocar un acto sexual comercial con un adulto o hace que un menor cometa un acto sexual comercial”.

 

De manera similar a la trampa final de Trish, “Más del 60 por ciento de las mujeres y más de la mitad de los hombres traficados fueron atraídos por los traficantes con la promesa de un trabajo”.

 

Trish, de 14 años, también estaba en un grupo de edad objetivo: “La realidad es que en los Estados Unidos, la edad promedio de entrada a la prostitución es entre doce y catorce años, y en algunas partes del mundo, puede ser hasta niños de entre tres y cinco años”.

 

Quizás estés pensando… “Bueno, esa es ciertamente una historia desafortunada, pero esto realmente no me afecta a mí ni a nadie que conozca”. Piensa otra vez. “Según el informe global de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) de 2005 sobre el trabajo forzoso, hay al menos 12,3 millones de personas en trabajo forzoso en cualquier momento, entre las cuales las víctimas de la trata son alrededor de 2,45 millones de personas”.

 

Nadie es inmune a esta epidemia en expansión. Emmy Meyers, víctima, sobreviviente y defensora “quiere que la gente sepa que el tráfico sexual le puede ocurrir a cualquiera y que las personas que compran mujeres y niñas pueden provenir de todos los niveles de ingresos y de todas las comunidades”.

 

Como miembros de nuestros hogares, comunidades y sociedad, tenemos oportunidades para marcar la diferencia.

 

Puedo sugerir algunos puntos de acción.

 

1. Manténgase informado. Comprender mejor la realidad, las señales y el peligro del tráfico sexual. Hay varios foros en línea y grupos de defensa que brindan información.

 

2. Habla de ello. Comparta los datos sobre el tráfico sexual con sus hijos, familiares y seres queridos. Con el conocimiento viene la prevención.

 

3. Informe inmediatamente. Si usted o alguien que conoce o con el que se cruza es víctima de tráfico sexual, ¡denúncialo! Si tiene inquietudes urgentes, llame al 911. También puede comunicarse con el Centro Nacional de Recursos contra la Trata de Personas al 1-888-373-7888.

 

Mi esperanza es que usted y yo recordemos la historia de Trish y reconozcamos que no es descabellada ni inusual. Este escenario ocurre una y otra vez a nuestro alrededor. Que cada uno de nosotros alcemos la voz y luchemos contra esta esclavitud moderna que asola nuestra sociedad.

 

 

Por Jamie Siggard


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page